Consumo de Marihuana

Consumo de Marihuana

Cuando se vio en una fotografía con un disfraz a rayas de un supuesto tigre y aunque muy sonriente, sus amigos le confirmaron que esa noche era otra persona; sociable, relajada y que se sentaba junto a ellos para decirles que era un “animalito maquina”.

El pensamiento de un dependiente o adicto al cannabis, marihuana, mota, hierba, etc. puede darnos mil justificaciones por las cuales es benéfico y atractivo consumir; “que es legal, es de tal o cual calidad… sativa (para riba), indica (para abajo) o hibrido, me mantiene concentrado, creativo” y de más propiedades farmacológicas convenientes. Una de las verdades que pesa es que sí se es dependiente se mantiene en un estancamiento en varios sentidos de la vida. Se vive una simulación de productividad sin compromiso real para tomar decisiones como un adulto responsable, por ejemplo; ocultando o posponiendo sus responsabilidades y su compromiso para hacerse cargo de sus problemas, sin la necesidad de una sustancia que lo acompañe, ya que su carácter es tan endeble u irritable que sin el consumo “apropiado” no es capas de dar resultados como el cree que son los adecuados.
Es mas usual de lo que creemos y lo podemos ver en comerciales televisivos, películas, videos musicales, chistes, comidas y canciones que romantizan y normalizan el consumo. Casi en cualquier expresión artística o actividad cotidiana alguien se hace acompañar por así decirlo sus vacaciones o actividades recreativas con un porro, una chora o una “canala” papel arroz para forjar” un ejemplo de ello es el artista, rapero e influencia de jóvenes y adultos alrededor del mundo Calvin Cordozar Broadus Jr. Mejor conocido como: “Snoop Dogg” que si bien su idea de éxito puede engañar a cualquiera los estragos orgánicos (cerebrales) y psicológicos no se pueden exentar, siendo una figura publica y un ser humano también su familia tiene bastante que contar acerca de las consecuencias del cannabis en sus vidas a pesar de los millones que produce su industria no podemos decir que tiene una calidad de vida ejemplar. Puedes estar imaginando que se controla, y que, si puedes llegar al éxito y a tus metas planteadas, pero no es así de sencillo. Para ganar la batalla contra las drogas hace falta más que buenas intenciones, una religión rastafari o un movimiento hippie, ya que la tolerancia que se genera al cannabis es cada vez mayor y por consiguiente los síndromes de supresión u abstinencia son sumamente desagradables llenos de ansiedad, sudoración, taquicardia e irritabilidad entre otros síntomas dependiendo el consumo y las complicaciones independientes que
tenga tu organismo.

Un hombre de 28 dependiente económicamente de sus padres que fantasea con una futura relación de pareja donde también se comparte y se es permisivo el consumo de sustancias “recreativamente” es un ejemplo de fracaso amoroso puesto que el pegamento de esta relación la sustancia, por lo tanto los padres envueltos en esta dinámica podrían ver solo una parte del problema pero desconocer una vida en pareja caótica, llena de obstáculos como el de hacerse cargo no solo de su hijo si no de la manutención y atención que requiere otro miembro de la familia con problemas psicológicos agudos. Muchas veces desencadenan brotes psicóticos o algún síndrome amotivacional, siendo un caldo de cultivo para otras patologías como la depresión para finalizar en los intentos suicidas o el mismo suicidio. Si esto te parece descabellado o que no hay sobredosis por cannabis o accidentes como con el alcohol. Déjame decirte que, si no te es posible la concentración, no terminas lo que empiezas y se ve reflejado en la poca motivación hacia tu carrera, trabajo, familia o estudio vas por el camino ideal para la perdida de tus facultades de sano juicio, la resolución de problemas lógicos. Muchos de estos usuarios que se resisten a hacer algo a tiempo para ser productivos para sus familias terminan en centros psiquiátricos debido a las consecuencias orgánicas irreversibles solo tratables con fármacos específicos y bajo vigilancia específica para adaptar su conducta inapropiada y su falta de visión objetiva de la realidad que construyeron y que ese tiempo perdido no regresará.

Deja una respuesta